Inicio
PsicoBioHolografía
Sanación Holográfica
Psicología Holográfica
Reiki Esenio
Kabbaláh Holográfica
Workshops y Seminarios
Lic. Fernando H. Donadío
Contacto
Agenda de Actividades
Publicaciones
AVATAR PSYCHOLOGY
Código Merlín
i switching
Espiritualidad 3.0
Publicaciones

La Crisis: oportunidad privilegiada de cambio.


El Planeta Tierra está atravesando una crisis. Se trata de la crisis de mayor magnitud por la que ha pasado esta actual civilización humana terrestre. Como sabemos, en el idioma chino, el ideograma que significa crisis, está conformado por la conjunción de otros dos ideogramas, los correspondientes a las palabras peligro y oportunidad. De aquí, que toda situación de crisis represente al mismo tiempo un peligro y una oportunidad.

En una crisis siempre existe una ruptura de viejos patrones (conductuales, mentales, sociales, etc.), un resquebrajamiento de estructuras. Esta ruptura estructural implica un desequilibrio, una pérdida de la estabilidad, lo que genera mucha incertidumbre e inseguridad, puesto que son justamente las estructuras de cualquier tipo las que nos brindan la seguridad que necesitamos para hacer del mundo, de nuestro propio mundo personal, un lugar conocido y predecible. Aquí aparece el peligro de sucumbir en el terremoto y ser devorados por la situación crítica.

En este punto conviene hacer una importante aclaración. Nosotros no establecemos una real diferencia entre las crisis externas y las crisis internas, debido a que consideramos que no existe un adentro y un afuera, sino que el exterior y el interior son una y la misma cosa. Recordemos la afirmación que dice que nuestro cuerpo es el Cosmos. Nosotros estamos en el Mundo, y el Mundo está en nosotros, puesto que no somos otra cosa que hologramas del Universo, partes y totalidades a la vez.

Ahora bien, frente a una crisis existe otra posibilidad: aprovechar el temblor como una oportunidad para el cambio. Toda crisis, de cualquier naturaleza que se trate, puede ser aprovechada para cambiar estructuras mentales que ya han dejado de ser funcionales, por otras nuevas, más abarcativas y evolutivas.

Para hacer más clara aún la cuestión, podemos imaginar que estamos parados en el tercer peldaño de una escalera, apoyados con nuestros dos pies. En ese momento nos encontramos en una situación de equilibrio, de estabilidad y seguridad. Pero si queremos avanzar hacia el cuarto escalón, lo primero que debemos hacer es levantar un pie, subirlo hasta dicho escalón y apoyarlo en él, para luego hacer lo mismo con nuestro otro pie. Todo este proceso implica peligro, ya que genera un desequilibrio corporal que nos puede llevar a la caída. Este es el instante más crítico, en el cual podemos tropezar. Una vez afirmados con los dos pies sobre el cuarto escalón encontramos nuevamente una situación de estabilidad, logrando un nivel de equilibrio más elevado que el anterior.

El proceso graficado anteriormente, nos sirve como ejemplo para poder comprender la realidad del camino espiritual, el sendero del autoconocimiento y la autotransformación. Pensemos que el tercer peldaño del que hablamos es en verdad la tercera dimensión de Consciencia, y el cuarto, la cuarta dimensión. Para elevarnos desde la primera hacia la última, deberemos obligadamente realizar un proceso de introspección y de higiene psíquica que implicará una revisión completa de las estructuras mentales que nos gobiernan, y un recambio de aquellas que nos limitan y nos resultan disfuncionales. Todo este trabajo nos generará una numerosa cantidad de “temblores” internos que producirán la caída de las estructuras o formas de pensamiento caducas. Luego, para acceder a la quinta dimensión deberemos pasar por una situación de inestabilidad y desequilibrio similar, y así sucesivamente. Por lo tanto, los momentos críticos son trascendentes, son las instancias de pasaje y en ellos se da la Transformación.

Hagamos otra analogía: imaginemos que tenemos el armario completamente desordenado y lo dejamos así durante cierto tiempo. Un buen día, cansados de la situación, decidimos, ordenarlo. Lo que entonces haremos en un primer momento será sacar todas las cosas del armario. Ahora bien, si nos detuviéramos en este punto veríamos que aparentemente el caos es mayor, y entraríamos en un estado de pánico y desesperación. Pero si en lugar de detenernos, continuamos con el trabajo, paulatinamente vamos a ir ubicando cada cosa en su lugar, hasta que todo esté perfectamente organizado, en armonía. ¡Por fin habremos puesto las cosas en orden!

Es obvio que mientras que el armario simboliza nuestra mente, los objetos en su interior representan nuestros pensamientos e ideas, es decir, en definitiva, nuestras estructuras de significado o sistemas de creencias. Este ejemplo vuelve a mostrarnos la necesidad de pasar por una crisis para producir cualquier tipo de modificación en cuanto a formas de pensamiento se refiere.

De todo lo anteriormente dicho, se desprenden algunas conclusiones que vale la pena considerar, a saber:

  • Debemos aprender a aprovechar las crisis como oportunidades privilegiadas de cambio;
  • Tenemos que animarnos a forzar las rupturas estructurales producidas en estas ocasiones, ahondando los temblores, y no presentarles oposición como se suele hacer;
  • Necesitamos conocer la forma de direccionar las crisis en nuestro beneficio, es decir, determinar el rumbo de los cambios;
  • Es importante comprender que la pregunta válida y transformadora ante una crisis es el para qué, y no el por qué, o sea averiguar el sentido antes que la causa;
  • Entender que nosotros podemos y tenemos que aprender a generarnos situaciones de crisis para poder realizar cualquier tipo de transformación interna, lo que implica tener coraje y valor para asumir y aceptar el riesgo que todo cambio significa, y considerar los requisitos anteriormente expuestos, para poder salir de la situación crítica más sabios y habiendo logrado un crecimiento personal.

Finalmente, si logramos comprender los conceptos básicos acerca de las crisis como medios de cambio evolutivo, entenderemos mejor no sólo nuestro propio crecimiento, sino también las circunstancias críticas por las que está atravesando nuestra civilización planetaria en su proceso de transformación y evolución hacia un Orden Superior.


Lic. Fernando H. Donadío
Psicólogo Clínico
Mat. Nac. 25.936


Powered by 360 Web Manager 3.0 - Psico Bio Holografía - 2010 - Todos los derechos reservados -